Just another WordPress.com site

Más reciente

Will Smith

Hoy vamos a hablar de uno de los actores más carismáticos de Hollywood. Un hombre que tiene el don innato de hacer reír a la gente, de involucrarse en lo que hace, ya sea cantar o actuar y de caer bien. A petición de un cinéfilo, esta semana vamos a hablar de Will Smith.

Aunque es conocido como Will Smith, su nombre completo es Willard Christopher Smith Jr.. Nacido el 25 de septiembre de 1968 en Philadelphia,Pennsylvania, es conocido en el mundo entero por ser un importante rapero y actor estadounidense.

Hijo del ingeniero Willard Christopher Smith y la administradora escolar Caroline Bright, vio a sus padres divorciarse con la edad de trece años. Ya desde muy pequeño destacó en el colegio por su carácter alegre y bromista y sus buenas notas. De hecho, el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) le
ofreció una beca escolar, pero la rechazó para dedicarse al mundo del espectáculo.
Con tan solo 12 años,
Will empezó a rapear, y a finales de los ochenta se unió a Jeff Townes, amigo de su infancia y conocido popularmente por su papel de Jazzy Jeff en la serie de El príncipe de Bel Air, para formar un dúo musical con el que alcanzó la fama bajo el nombre de The Fresh Prince. Más tarde contaron con Clarence Holmes, conocido como Ready Rock C, para ser beat box
humano. El trío, famoso por sus canciones cómicas tales como Summertime, ganó un Grammy en 1988 en la categoría de rap y empezó a recibir buenas críticas. Pero el factor determinante en su carrera que le catapultó hacia el éxito fue la aparición como protagonista en la década de los noventa de la serie El príncipe de Bel Air. El programa continuó durante más de media década (1990 – 1996) en la NBC y ha sido retransmitido de forma permanente en diversas cadenas. A mediados de los 90, Smith pasó de la televisión al cine, y en última instancia, actuó en numerosas películas que lograron un gran éxito de taquilla.

Smith ha tenido éxito en sus dos facetas artísticas, llegando a ser considerado el actor más poderoso del planeta en 2007 por la revista Newsweek. Ha sido nominado a cuatro Premios Globo de Oro, dos Premios Óscar, y ha ganado varios Premios Grammy. Es el único actor de la historia que ha actuado en ocho películas consecutivas que hayan generado más de 100 millones de dólares en la taquilla nacional, además de ser el único actor que ha participado en ocho películas consecutivas que alcanzaran el número uno en su estreno.

Empezó su exitosa carrera hollywoodiense con Dos policías rebeldes (1995) tras haber participado ya en algunas películas. Cuando finalizó su papel como el gran príncipe, volvió a la música y continuó en el cine, donde interpretó varios de sus temas musicales. La voz de Will Smith fue una de las que se escuchó en la canción Voices that care, sobre la Guerra del Golfo (1991). Cuando el joven Smith empezó a ganar mucho dinero, no lo invirtió en pagar sus impuestos, por lo que el Servicio de Impuestos Internos cifró una deuda de 2,8 millones de dólares, que fue pagada mediante el embargo de parte de sus bienes e ingresos. Fue entonces cuando, casi arruinado, en 1990 firmó un contrato con la NBC para protagonizar El príncipe de Bel Air. La sitcom, que fue un éxito, sirvió para que el actor quisiera ser “la mayor estrella de cine del mundo” y estudió las características comunes de los éxitos de taquilla. Su debut dramático en el cine vino con Seis grados de separación, a pesar de que no fue un gran éxito.

Tras el éxito de Dos Policías Rebeldes, le siguieron Independence Day (1996) y Men in black (1997), dos éxitos de taquilla que obtuvieron buena crítica. Como curiosidad, cabe destacar que en un principio rechazó el papel de J en Men in black, pero fue su mujer quien lo convenció. Las dos películas asentaron la reputación comercial de Smith y se le empezó a considerar una estrella cuyo atractivo para el público de cualquier edad, raza o sexo podría “vender” una película en la taquilla. Una reputación que el propio Smith comenzaría a llamar “Big Willie Weekend”.

En 1998 protagonizó, junto a Gene Hackman, Enemigo público. Rechazó, además, encarnar a Neo en Matrix, papel que obtuvo Keanu Reeves, para poder protagonizar Wild Wild West. A pesar del fracaso de Wild Wild West, Smith ha dicho que no se arrepiente de su decisión, afirmando que la actuación de Keanu Reeves como Neo fue superior a lo que él habría logrado.

Smith también publicó una serie de canciones, a menudo asociadas con su película más reciente, durante los 90. El más notable de éstas fueron Men in Black, el éxito número uno Gettin’ Jiggy wit It, y un cover de Just the Two of Us, un mensaje cariñoso a su hijo pequeño. Sus dos primeros álbumes en solitario, Big Willie Style (1997) y Willennium (1999), fueron multi-platino. El tercer álbum de Smith en Columbia Records, Born to Reign, publicado en 2002, fue una decepción en comparación con las ventas de sus esfuerzos anteriores y, después de una liberación rápida, Greatest Hits, que casi no había sido anunciado, fue relegado por la etiqueta. Posteriormente, firmó un contrato con Interscope Records. Un año más tarde, Smith y su esposa Jada Pinkett Smith creó la UPN (más tarde CW) comedia de All of Us, que se inspira en sus vidas. El programa debutó en UPN en septiembre de 2003 y se emitió durante tres temporadas antes de pasar a The CW, en octubre de 2006 para una temporada más. The CW cancela All of Us en mayo de 2007. Smith apareció como él mismo en Jersey Girl para pronunciar el discurso Silent Bob que aparece en casi todas las películas de Kevin Smith. La situación del personaje principal se debe a la demanda, “Will Smith es sólo un cantante de rap.” En 2005, Smith se inscribió en el Libro Guinness de récords mundiales para asistir a romper el récord de tres estrenos en un lapso de 24 horas. El 2 de julio de 2005, Smith se desempeñó como anfitrión para el concierto Live 8 en su Philadelphia natal frente a una gran multitud, y después realizó una serie de DJ Jazzy Jeff. Durante este tiempo, Smith lanzó su cuarto álbum de estudio, el éxito de Lost & Found. El álbum fue impulsado exclusivamente en el exitoso sencillo, “Switch”, que hizo un llamamiento a la corriente principal. El sencillo permaneció en la cima de las listas durante meses y Smith volvió a la vanguardia del hip-hop. Smith apareció en los premios Nickelodeon Kid’s Choice en 2005, cantando “Switch”, así como en los premios BET de 2005. Él actuó en el segundo juego de las Finales de la NBA (San Antonio vs Detroit) interpretando la canción “Switch” para promocionar el álbum. Smith también hizo una aparición especial en el reality show concurso de talento “Indian Idol”, cuando visitó la India.

Smith fue nominado para el Oscar a Mejor Actor, para la película Ali, de 2001, por su interpretación del boxeador Muhammad Ali, anteriormente conocido como Cassius Clay, en la película biográfica. Fue nuevamente nominado para el Oscar como Mejor Actor por su papel en otra película basada en hechos reales, En Busca de la Felicidad, donde interpretó a Chris Gardner en la pobreza a la historia de la riqueza.

También en 2005, Smith fue considerado para el papel de John Smith en la película Sr. y Sra. Smith. Finalmente fue Bra Pitt quien recibió el papel. También fue considerado para el papel de Willy Wonka en el remake de la película Charlie y la fábrica de chocolate.

El 10 de diciembre de 2007, Smith fue reconocido en Grauman’s Chinese Theatre en Hollywood Boulevard. Smith dejó una huella de sus manos y los pies fuera del mundo del teatro de renombre al frente de muchos fans. Ese mes, Smith protagonizó la película Soy Leyenda, lanzada el 14 diciembre de 2007. Su estreno fue el más grande para una película lanzada en los Estados Unidos durante el mes de diciembre. El propio Smith ha dicho que considera la película como “única forma agresiva”. Un crítico dijo que el éxito comercial de la película “cimentó de pie como el número uno en taquillas de Hollywood.” El 1 de diciembre de 2008, TV Guide informó que Smith había sido seleccionado como una de las diez personas más fascinantes de Estados Unidos de 2008 para un especial de Barbara Walters de ABC que se emitió el 4 de diciembre de 2008.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado que si alguna vez se realizase una película acerca de su vida, le gustaría que Smith desempeñara su papel porque, según el propio presidente, “tiene mis orejas”. Obama dijo que los dos han discutido la posibilidad de una película basada en las elecciones de 2008, pero esto no puede suceder hasta el final de la presidencia de Obama.

Will Smith en sus propias palabras.

Smith fue criado por sus padres, Willard y Caroline, en el Oeste de Filadelfia. Smith acreditó dedicación de su padre cuando se habla de su propia participación en la vida de sus tres hijos:

“Veo a mi padre y me pregunto cómo fue capaz de mantener a cuatro niños alimentados y vestidos, y se las arregló para encontrar tiempo para estar con nosotros.”

Smith se casó con Sheree Zampino en 1992. Tuvieron un hijo, Willard Christopher Smith III, también conocido como “Trey”, pero se divorció en 1995. Trey apareció en el vídeo musical de su padre para el single de 1998 “Just The Two Of Us”. Smith se casó con la actriz Jada Pinkett en 1997. Juntos han tenido dos hijos: Jaden Christopher Syre (nacido en 1998), su co-estrella en En busca de la Felicidad, y Willow Camille Reign, que aparecía como su hija en Soy Leyenda.

Smith y su familia residen en Star Island en Miami Beach, Florida y en Los Ángeles, Estocolmo, Suecia y Filadelfia. Smith donó una gran cantidad de dinero para ayudar a las víctimas de Katrina. Smith también donó 4.600 dólares a la campaña presidencial del demócrata Barack Obama.

FICHA PERSONAL DE WHILL SMITH

  • Nombre real: Willard Christopher Smith Jr.
  • País nacimiento: Estados Unidos
  • Fecha de Nacimiento: 25-11-1968
  • Padre: Willard Smith Sr.
  • Madre: Caroline Smith
  • Hermanos: tres hermanos, un varón (Harry) y dos mujeres (Pam y Ellen).
  • Estado Civil: Casado en segundas nupcias.
  • Pareja: Ex- Mujer Sheree Smith, Mujer actual Jada Pinkett
  • Hijos: 3, Willard C. Smith III “Trey” (primer matrimonio), Jaden Christopher. Syre Smith y Willow Camille Reign Smith (segundo matrimonio).
  • Color de Ojos: Negros
  • Color de Cabello: Negro.
  • Ocupación: Actor, cantante, compositor
  • Altura: 1,88 mts.
  • Educación: Se graduó en el Philly’s Overbrook High School y asistió al Julia R. Masterman Laboratory and Demonstration School, situado en Filadefia. Rechazó una beca en el Massachussets Institute of Technologie (M.I.T.) para así dedicarse por completo a su carrera artística.
  • Agencia: Creative Artists Agency. 9830 Wilshire Boulevard. Beverly Hills. CA 90212-1825 (USA).
  • Direccion de Fans: c/o Overbrook Entertainment
450 N Roxbury Drive, 4F
Beverly Hills, California 90210
USA
o
Creative Artist Agency
9830 Wilshire Blv.
Beverly Hills
CA 90212-1825
USA

FILMOGRAFÍA

  • The Karate Kid, (2010), Producción
  • Siete Almas (2010), Actor
  • La vida secreta de las abejas (2009) Producción
  • Protegidos por su enemigo (2008) Producción
  • Hancock (2008) actor, Producción
  • Soy Leyenda (2007) actor
  • En busca de la felicidad (2007) actor
  • Guardando las apariencias (2005) Producción
  • Hitch: Especialista en ligues (2005) actor
  • Yo, robot (2004) actor
  • Dos policías rebeldes II (2003) actor
  • Hombres de negro II (2002) actor
  • Ali (2002) actor
  • Showtime (2002) Producción
  • La leyenda de Bagger Vance (2000) actor
  • Enemigo público (1998) actor
  • Wild Wild West (1998) actor
  • Hombres de negro (1997) actor
  • Independence Day (1996) actor
  • Dos policías rebeldes (1995) actor
  • Seis grados de separación (1993) actor
  • Made in America (1993) actor

Will Smit, su familia y Jackie Chan en El Hormiguero


Entrevista con el vampiro

Si hoy día escuchas la palabra vampiro, probablemente no te cause ni sorpresa. Los ves en series televisivas y en producciones hollywoodienses, los lees en novelas… Se han vuelto un recurso fácil y sinónimo de éxito de masas, al igual que hombres lobo, zombies, y demás.  Así que no está de más tirar la vista hacia atrás para encontrar el origen de este filón de oro. El clásico por excelencia, Drácula. De este vampiro encontramos desde la década de los treinta del siglo XX un gran número de películas: hemos podido ver a toda su familia ( Las novias de Drácula, Las hijas de Drácula, El hijo de Drácula), los lugares que ha visitado (Drácula en Pakistán) e incluso una lucha entre mitos (Drácula vs. Frankenstein). Películas como El amanecer de los vampiros o El baile de los vampiros o la saga Blade son también buenos ejemplos. Incluso hemos podido ver a Tarantino en películas de vampiros (Abierto hasta el amanecer). Por muchas cosas, de toda esta lista voy a añadir una más, que, para mí, ha sido de lo mejor que he visto de vampiros. Estoy hablando de Entrevista con el vampiro. Esta película fue de mis primeros acercamientos a este mito, y no me decepcionó. El film demuestra que calidad y comercialidad se pueden unir, y que aunque contar con grandes nombres (Tom Cruise, Brad Pitt, Antonio Banderas) no es sinónimo de éxito, sí que puede facilitarlo. Además, aportó gran frescura a un tema excesivamente recurrente ya por entonces. En mi opinión, es una de las mejores películas del género de ficción de la década de los noventa.

La película nos acerca la historia de un vampiro, Lestat, que vive y perdura a través de los siglos cobrándose innumerables víctimas. Cuando lo desea, tiene el don de conceder a sus víctimas la inmortalidad transformándolas en vampiro, y es justo lo que hace en el siglo XVIII con Louis de Pointe, sin rumbo ni objetivos en la vida tras la pérdida de su esposa y de su hija. A partir de ese momento, y como no podía ser de otra manera, la vida de Pointe no vuelve a ser la misma, aunque, a pesar de ser un vampiro, su historia está llena de amor, deseo, anhelo… Pero lo mejor de la película es como está estructurada. Todo empieza cuando, a finales del siglo XX, en San Francisco, Loius decide que es hora de contar su historia, y decide contársela a un joven reportero, Daniel Malloy, quien a medida que va sabiendo más, teme por el desenlace de los acontecimientos.

Uno de los grandes aciertos de la película es la forma en que está tratada. La historia está contada a la perfección, sin dejar ningún cabo suelto, gracias a los guiones y a la estructura de la película, ya que vamos sabiendo poco a poco la información y vida de los personajes sin que llegué a resultar excesiva. Y lo mismo ocurre con la violencia. A pesar de contarnos la vida de dos vampiros, lo hace desde una perspectiva seria y sin recurrir de manera excesiva a la sangre. Algo que para mí es de agradecer.

Como decíamos al principio contar con buenos actores no siempre es sinónimo de éxito, pero ayuda. Tom Cruise borda el papel de Lestat, un vampiro sarcástico, violento, cruel, e incluso divertido, y Brad Pitt encarna a un melancólico, arrepentido y humano vampiro. A pesar de su condición, se resiste a acabar con la vida de un humano y muestra algo similar al amor. Pocas películas han conseguido pasar de la violencia y el horror que causan los vampiros para meternos de lleno en la mente de un vampiro (sus alegrías, sus penas, sus temores…). Todo ello está acompañado de una magistral fotografía y una banda sonora que va como anillo al dedo.

En conclusión, para mí Entrevista con el vampiro es lo mejor que se ha hecho de este género, por querer ir más allá del típico vampiro que escandaliza y horroriza a la población mundial. ¿Consejo final? Vedla.

Esta ha sido (de momento) la última película que analizaremos de Brad Pitt. Si tienes alguna petición, no dudes en hacérnosla llegar!

Trailer

 

 

Malditos Bastardos

Por si queda alguna mente inocente a pesar del título de la película, una advertencia: que nadie espere encontrar en Malditos Bastardos un retrato histórico del nazismo, por que acabará preguntándose por qué ha decidido ver tal cosa. Para entender la película y  tener claro a qué tipo de film se va a enfrentar , no hay más que fijarse en un detalle: Tarantino. La mano del director flota en cada escena, en cada ambientación, en cada palabra. Por lo que si eres de los que aborrece a este director, quizá la película se te haga un poco larga, pero sin duda recomendaría verla por el impactante e inesperado final. A mi parecer (mejor no lo leas lo que queda de párrafo si no has visto la película y no quieres empezar a especular), Tarantino ha creado con esta película una justa venganza histórica con el nazismo, lo que debió pasar pero no fue. Habrá quien le critique por esto, pero a más de un espectador se le debió dibujar una sonrisa aun sin quererlo.

La película nos sitúa en plena Segunda Guerra Mundial, y nos cuenta, entre otras, las historia de Shosanna Dreyfus. Durante la ocupación alemana de Francia, Shosanna fue la única superviviente de su familia, ya que consiguió huir de la ejecución de sus seres queridos por parte del coronel Hans Landa (magistral interpretación por parte de Christoph Waltz, que, de hecho, le valió un Oscar y un Globo de Oro). Tras ponerse a salvo decide empezar una nueva vida en París, donde adopta una nueva identidad como propietaria de un pequeño cine. Mientras tanto, en otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine organiza un grupo de soldados judíos conocidos como los bastardos, cuyo objetivo es acabar sin piedad con toda representación del nazismo. Un cúmulo de casualidades y acciones premeditadas acaba provocando que el destino de las principales responsabilidades del nazismo y de los bastardos quedé ligado al pequeño cine de Soshanna.

Como viene siendo normal en Tarantino, la película está separada en capítulos, y prácticamente uno puede recordar de memoria todos los escenarios que salen a lo largo de la película. Una forma de hacer cine que ha llevado al director a ser quien es, pero en esta ocasión el tiro no ha dado completamente en el blanco. Bajo mi punto de vista, ciento cincuenta y tres  minutos son demasiados en esta ocasión. Los diálogos son brillantes, pero a la hora de la verdad, cuando toca resolver los conflictos que tan hábilmente se han construido a lo largo de la trama, flojean. No hay que perder de vista que la película es ficción, pero quizá hay escenas de excesiva violencia que era mejor dejarlas a la imaginación de cada uno. No hablamos de reflejar la realidad más o menos objetiva, si no de hacer realidad lo que es ficción, tema que puede ser bastante delicado y hay que saber tratarlo. ¿Qué opinas tú?¿Sin entrar en hechos históricos, ¿crees que la película ha sabido tratar con acierto un tema como el nazismo?

A pesar de no hacer uno de los papeles más destacados de su carrera (al menos en lo que a importancia se refiere) Brad Pitt vuelve a mostrar que su principal característica como actor es que sabe adaptarse a cualquier papel que le propongan, que sus polifacéticas caras no parecen tener límite. Y es que la idea de rodar esta película llevaba años rondando la cabeza de Tarantino, y siempre había querido que el teniente Aldo fuera interpretado por Brad Pitt, por lo que cuando le dijo que tenía varios proyectos pendientes, decidió no empezar la producción hasta que el actor estuviera libre. No obstante, queda eclipsado (que ya es complicado) por Christoph Waltz, ya que hace uno de los papeles mejor interpretados de la última década. Creo que es completamente imposible que alguien vea la primera escena de la película, la ejecución de la familia de Soshanna, y permanezca impasible. La sensación de suspense es realmente desesperante, y gran parte de la culpa (por no decir directamente toda) es de Christoph Waltz.

En conclusión, Malditos Bastardos es de principio a fin una película made in Tarantino, con violencia sin medida y risas aseguradas. Ahora bien, estamos hablando del nazismo, así que cada uno decida donde está su límite. A pesar de ello, y bajo mi punta de vista, repito, espectacular final.

 

Las reglas del teniente Aldo (bien podrían ser las de Tarantino)

———————————————————————————-

La primera regla de los Bastardos es que se debe hablar de los Bastardos.

La segunda regla es que hay que ser crueles con los alemanes.

La tercera regla es que los Bastardos son ocho soldados.

La cuarta regla es que cada Bastardo debe traer un centenar de cabelleras nazis.

La quinta regla es que se lucha con botas y cuchillos.

La sexta regla es que los Bastardos no pierden el tiempo haciendo prisioneros.

La séptima regla es que si sois nazis, debéis morir.

El curioso caso de Benjamin Button

Por fin. Debo reconocer que tenía muchas ganas de analizar lo que es, para mí, una obra maestra. Y empiezo así para dejar claro que, aunque intente ser objetivo, con tal opinión por el film pocos aspectos negativos destacaré.

Para que una película se considere una obra maestra tiene que conseguir, bajo mi punto de vista, superar las barreras del tiempo para no caer en el olvido, conseguir aunar a público y crítica o revolucionar lo hecho en el cine hasta el momento. Pues bien, Benjamin Button fue un éxito en taquilla, aportó una increíble frescura al cine, reforzando la idea de que las historias prevalecen sobre los efectos especiales (que no visuales) y arrasó en premios: 13 nominaciones a los Oscars, de los que se llevó tres( por efectos visuales, maquillaje y dirección artística), 5 nominaciones al globo de oro, incluyendo mejor película y director y 3 premios BAFTA, a pesar estar nominada a once nominaciones. Lo único que evitó, de manera justa, aunque personalmente no quede conforme, que arrasara en los premios, fue Slumdog Millonaire, en la que los seguidores de la serie británica Skins pudieron ver a Anwar en un gran largometraje.

Gran parte de la culpa del éxito la tiene David Fincher, director de la película. A lo largo de su carrera ha ido perfeccionando su técnica en grandes películas ( El Club de la lucha o La Red Social), pero en todas las películas repite un patrón: una gran historia. El fantástico relato de Button empieza con su nacimiento. Un hecho así siempre supone una gran alegría para una familia, pero este niño tiene una extraña anomalía: nace con ochenta años, y a medida que va pasando el tiempo va rejuveneciendo, es decir, va descumpliendo años. A lo largo de su vida, observamos como se relaciona una persona así con el mundo que le rodea: con sus seres queridos, con el contexto histórico en que le ha tocado vivir, como aprende, como cualquier persona, con la experiencia… pero sobretodo es una historia de amor. El que siente por Daisy, con la que, evidentemente, llega un momento en el que ambos coinciden en edad.

Sin duda, fue un gran acierto contar con Brad Pitt para hacer de Benjamin. Su actuación como anciano, magistral. Es cierto que lo tenía relativamente sencillo: con un equipo artístico como con el que cuenta el film, había mucho camino hecho. El espectador creía realmente estar viendo a un anciano, por lo que Pitt solo debía preocuparse de bordar el papel con la tranquilidad del que sabe estar haciendo algo grande. A lo largo que pasan los años y rejuvenece, vamos reconociendo más las facciones de Brad Pitt, hasta que se convierte en el hombre que es. No es de extrañar que cuando llega a sus mejores años Cate Blanchett (Daisy) le diga “mírate, eres perfecto”. No existe Button sin Brad Pitt, ni Daisy sin Blanchett.

Muchas son las reflexiones que se pueden sustraer del film: ¿qué diferencia hay entre morir de joven o de viejo? ¿Acaso la vida no es aprovechar el tiempo que tenemos? Button no hace más que vivir su vida, con la única diferencia de que él va hacia atrás. Es increíblemente tierno ver como dos personas que se aman se cuidan a lo largo de las etapas de su vida, por más que no coincidan temporalmente. Temas peligrosos, que si no se hubieran tratado con suficiente delicadeza y entrega podría haber acabado en tragedia, pero el sentimentalismo que desprende el film (es cierto que pretende tocarnos la fibra) no es en ningún momento pedante, es completamente sincero.

En conclusión, una película predestinada a convertirse en clásico debido a la facilidad con la que nos presenta una historia antinatural como si fuera lo más normal del mundo, y todo ello presentado con gran sencillez de comprensión y una caracterización de los personajes realmente buena. Si Amelie o American Beauty nos consiguieron sacar a la luz una serie de sentimientos, Benjamin Button nos acerca los sentimientos vitales en toda plenitud. La mejor manera de llevar a la gran pantalla la vida de El Gran Gatsby (Fitsgerald).

 

Algunos nacen para sentarse junto a un río, a algunos les cae un rayo, algunos tienen oído para la música, algunos son artistas, algunos nadan, algunos entienden de botones, algunos saben de Shakespeare, algunas son madres y otras, bailan…


Quemar después de leer

Las navidades son la fecha por excelencia para disfrutar del buen cine, ya sea en la pequeña o en la gran pantalla. La cantidad de tiempo libre, el necesario descanso tras copiosas comidas, un día de nieve o el frío que hace en la calle son algunas de las excusas para disfrutar en compañía de una buena película. Como en Cinesvida hemos aprovechado parte del parón navideño para esto, vamos a acercaros grandes (y no tanto) películas para seguir disfrutando del cine.

Hoy vamos a seguir hablando de Brad Pitt, un actor al que hemos decidido dedicarle algo más de tiempo debido a la gran cantidad de películas que tienen y nos han fascinado. Ha llegado el turno de Quemar después de leer. No se me ocurre una palabra mejor que “Coen” para empezar. Y es que cuando vi esta película, mi cabeza no podía pensar en otra cosa que no fuera “¿Quiénes son estos hermanos? Qué más películas han hecho?” A mí parecer, los hermanos Coen son de lo mejorcito que le ha podido pasar al cine americano (Quemar después de leer, Un tipo serio…). Centrándonos en la película que analizamos, podríamos decir que se trata de una comedia ácida (tirando a negra) excelente de principio a fin. Sobretodo, en el principio y en el fin. Conseguir que un sin sentido como el que se nos presenta sea tan rematadamente bueno me parece muy complicado. Y es que conseguir la risa fácil en el cine hoy día es relativamente fácil, basta con repetir una serie de patrones que nunca fallan para divertir a las grandes masas. Pero arrancar sinceras risotadas a lo largo de todo un film no es tarea fácil. Eso sí, una advertencia. Desde el inicio uno siente que no va a ver lo que llamaríamos una película convencional, así que si lo que te apetece es ver una ligera comedia, decántate por otro título.

Y para demostrarlo, nada mejor que ver la sinopsis. Basada en la novela del ex jefe de la CIA, Stansfield Turner, con el mismo título que la película, los Coen nos relatan la historia de Ozzie Cox, agente de la CIA prejubilado, que decide escribir sus memorias en un CD para que quede constancia de todos sus años de esfuerzo y sacrificio. Pero su mujer se lleva sin querer dicho CD, y acaba en manos de un par de empleados con pocas luces del gimnasio al que acude, los cuales pretenden chantajear a Cox. Paralelamente, la CIA empieza a investigar por su cuenta el gran entuerto, que se complica todavía más con la entrada en escena del amante de la mujer de Cox. Todo esto lleva a un desenlace único y difícil de superar.

Uno de los puntos fuertes de la película es el guión. El film está lleno de grandes frases para recordar de los diferentes protagonistas, tratados al más mínimo detalle. Los personajes principales van cogiendo protagonismo a lo largo que los minutos trascurren, lo que facilita en gran medida que podamos identificarnos con cierto aspecto de uno u otro. Los mismos Coen los definieron como “auténticos pedazos de alcornoque, aunque no por eso se deja de quererles”. Como ya hemos dicho desde Cinesvida varias veces, por encima de las películas con grandes efectos especiales prevalecen las que cuentan historias, y eso es algo que estos hermanos hacen a la perfección. Definir y caracterizar a todos y cada uno de los personajes para que el espectador note que nada de lo que pasa se debe al azar, sino que todo detalle, por más pequeño que sea, estaba previsto.

Y, sin duda, algo esencial para poder desarrollar con tanta maestría a los protagonistas es encontrar a los actores adecuados. Con un John Malkovich que consigue encarnar al prejubilado agente de la CIA, George Clooney haciendo de seductor compulsivo o Frances McDormand haciendo un gran papel, todo parece más fácil. Por no hablar de Brad Pitt. Si todavía quedaba alguien que dudaba si este actor es una cara bonita o algo más, con su papel de típico entrenador de gimnasio habrá conseguido enamorar a aquel que aún no lo estuviera.

 

En definitiva, Quemar después de leer es, a mi parecer, una obra maestra. Se trata de  un film fresco e inteligente que consigue llenar de sentido una historia sin ton ni son para arrancar al espectador una amplia sonrisa.

 

Trailer

Agradecimientos Cinesvida

¿Conoces a Joe Black?

Si todavía no lo conoces, probablemente quieras hacerlo cuando acabes de leer. He leído muchas cosas sobre esta película: que si es una obra maestra, que si es una de las peores películas que se han hecho, que es tremendamente profunda o que el contenido del film es vació. A mí, personalmente, me parece una gran película.William Parrish (interpretado por Anthony Hopkins), es un magnate de los medios de comunicación que tiene todo bajo su control: una buena familia, riqueza, amigos… pero, como cualquier persona, hay algo que no puede decidir: el momento de morir. Lo extraordinario de la película llega justamente con la noticia de que va a morir, ya que la Muerte (protagonizada por Brad Pitt) se presenta en su casa con un curioso trato que ofrecerle. A cambio de que le deje compartir todos los aspectos de su vida para saber que se siente al ser humano, retrasará el momento de su muerte. No obstante, Joe (sobrenombre que acoge la muerte) decide cambiar las reglas del trato cuando sus “vacaciones” se convierten en algo más l descubrir y experimentar todo lo que un ser humano puede sentir,

Con tal de no desvelar nada, he hecho una sinopsis muy simple, intentando no dar muchos detalles. A pesar de ello, debo decir que una vez vista, te das cuenta de lo bien producida que está. Cerca de las tres horas, el argumento va avanzando poco a poco, pero no llega a hacerse pesado, ya que vamos descubriendo junto con Joe todo lo que conlleva la vida. Gracias al acertado guión, podemos presenciar conversaciones profundas y situaciones que te arrancaran alguna sonrisa. Sobretodo los primeros 15 minutos de la película son excepcionales (sí, es posible enamorarse en este tiempo), y aunque baje un poco el nivel, sientes la necesidad de saber como va acabar después de un inicio tan sorprendente.

En Conoces a Joe Black todo está cuidado al detalle: la fotografía es de gran calidad, y la banda sonora muy acertada, como no podía ser de otra manera si tenemos en cuenta que corre a cargo de Thomas Newman ( American Beauty o Camino a la perdición). Pero sobretodo, es una oportunidad para ver a dos grandes actores de Hollywood haciendo lo que mejor se les da: interpretar. Brad Pitt y Anthony Hopkins se creen la película, lo que hace que puedas llegar a creer (al menos en las tres horas de duración) en que algo así podría suceder. Además, la película es un escaparate increíble para Brad Pitt para demostrar que no es sólo una cara bonita del cine, sino que tiene mucho talento dentro.

A mí parecer, la película tiene un mensaje de fondo muy bueno. William solo empieza a apreciar el valor que tiene realmente la vida y lo que importa cuando ve que se le acerca la muerte (en este caso, no es metafórico). Nunca sabes cuando puede ser tu último día, por lo que es importante vivir siempre disfrutando de cada momento. Seguro que muchos querrían que La Muerte les diera un toque de atención y tener una segunda oportunidad como de la que disfruta William.

En conclusión, es una película que a pesar de su larga duración consigue mantenerte expectante en casi todo momento gracias a unos acertados y fluidos guiones interpretados por grandes actores de Hollywood. Una película que sabe ser romántica en las dosis justas, dramática en ocasiones, y con un humor realmente trabajado que sabe mostrarse justo en los momentos adecuados. Si tenéis tres horas para dedicárselas al cine, esta puede ser una opción muy acertada.

Tráiler