Just another WordPress.com site

Atrápame si puedes


Dicen que, en ocasiones, la realidad supera la ficción. No hay nada más creíble que lo que ha sucedido, y si el espectador sabe que lo que está viendo ha pasado en un sitio y en un momento real, le es mucho más fácil contextualizar la situación y amar, sonreír o llorar con los protagonistas. Seguramente el secreto del éxito de estas películas recae justo en sus hechos reales.

El film “made in Spielberg” nos acerca la historia de Frank W. Abangale, un joven delincuente que, antes de cumplir la veintena, empieza una vida lejos de sus recién separados padres  para amasar una amplia fortuna.  El modus operandi de Abangale consistía en suplantar diversas identidades (entre las que hay algunas tan dispares como copiloto de líneas aéreas) para cobrar cheques de los diferentes empleos que iba desempeñando. Detrás de Abangale, un agente del FBI llamado Carl Hanartty le sigue la pista durante años muy de cerca, pero siempre un paso por detrás de Abangale. La relación entre Abangale y Hanartty (Leonardo DiCaprio y Tom Hanks respectivamente), se va transformando con el tiempo en una amistad casi paternalista por parte de Hanartty. Tan sólo desvelaros que ambos protagonistas siguen vivos en la actualidad, y que el desenlace no defrauda.

En gran medida la transmisión de esa veracidad de los hechos se debe al buen hacer del elenco de actores, empezando por actores secundarios como Christopher Walken. En cuanto a Leonardo DiCaprio, el actor de esta semana, Atrápame si puedes empezaba a demostrar lo polifacético que podía llegar a ser, ya que tan sólo cinco años después del éxito de Titanic el espectador no ve la película con el recuerdo de DiCaprio como un joven destinado a morir en alta mar. En la película es capaz de mostrar la mejor y la peor cara de Abangale: la superioridad y en cierto modo invulnerabilidad del que sabe que todo le sale bien, pasando por su madurez sexual con diferentes relaciones a lo largo de la película hasta la desesperación que muestra en las escenas finales de la película, cuando siente que su detención está próxima.

La película cuenta con una buena fotografía y una acertada banda sonora, y casi los 140 minutos de duración están bien aprovechados, si es cierto que en algunas ocasiones casi se palpa el exceso de sentimentalismo.

En definitiva, Atrápame si puedes es una buena elección para pasar poco más de dos horas disfrutando de buen cine.

Hoy quisiera acabar con el tema que he empezado la crítica, y lo voy a hacer lanzándoos una pregunta: ¿quién creéis que tiene más posibilidades en las siguientes nominaciones de los Óscar, Origen, un excelente film que te hace estar casi tres horas delante de la pantalla devanándote los sesos para poder seguir la genial trama, o La red social, que por el contrario cuenta en aproximadamente la misma duración una historia mucha más sencilla, pero real y con los sentimientos a flor de piel?

 

Trailer

 

2 comentarios

  1. Chicos os seguimos🙂
    espero que vosotros también!
    un besazo del equipo de LABRECHAFM

    noviembre 5, 2010 en 8:19 pm

  2. jajaja menudo spam, éstos de la brecha xD

    Interesante enfoque de Atrápame si puedes. Es un buen ejercicio de reflexión el plantearse si una película atrapa más o influye mejor a partir de una historia enrevesada y adictiva (origen) o a partir de la narración de hechos reales, cercanos y cargados de sentimientos (la red social); aunque quizás sea una cuestión muy difícil de responder.
    😀 Por suerte, tenemos pelis como ‘Atrápame si puedes’ que combina ambas facetas a la perfección!

    noviembre 6, 2010 en 10:16 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s