Just another WordPress.com site

El Código Da Vinci


Tras las películas que hemos comentado de Audrey Tautou, El Código Da Vinci baja el listón de calidad. En cuanto a interpretación, Tautou no se queda corta, en contraste con el inexpresivo Tom Hanks, (cosa NADA común en él). Además, la película aporta poco, ya que tan solo narra a velocidad doble el irreverente libro. Pero, a pesar de esto, no podemos dejar de analizar el papel de Audrey en este film. ¿Por qué? Porque El Código Da Vinci supone el salto de la actriz del cine francés a Hollywood.

No es de extrañar que prefiera seguir de momento su carrera en Francia, donde casi cada película que ha hecho se ha convertido en un clásico francés.

Por si alguien no ha leído el best-seller de Dan Brown, cuenta la historia de Robert Langdon, un famoso catedrático experto en simbología al que le encargan la investigación sobre un asesinato en el Louvre. La investigación del asesinato de la víctima, un empleado dedicado a la conservación de las obras del museo, dará paso al descubrimiento de una serie de secretos en la obra de Leonardo Da Vinci gracias a una misteriosa clave que la víctima le dio a su nieta, Sophie Neveu, criptóloga de la policía francesa. Poco a poco, estos secretos irán desvelando una sociedad secreta encargada de guardar un misterio oculto desde el inicio de la era cristiana.

Probablemente, y como ya ocurrió con la novela, gran parte del éxito de la película se debe a la polémica con la Iglesia Católica, ya que el film hace ciertas interpretaciones del cristianismo con las que la Iglesia no estaba de acuerdo. Por citar algunos ejemplos, en Reino Unido se tuvo que camiar la banda sonora para que la película fuera apta para todos los públicos, en Singapur se calificó como película recomendada para mayores de 16 años y en India se eliminaron doce minutos del largometraje para que pudiera ser emitido. Si ya se sabe que la mejor propaganda para una película es la crítica o censura de ésta…

Por si fuera poco, la película contó con uno de los presupuestos de marketing más grandes de la historia del cine (40 millones de dólares en Estados Unidos) en una promoción que duró más de dos años y medios consistente en “mantener un clima de misterio y polémica” (New York Times)

Por último, el papel de Tautou en la película se encuentra un poco alejado a lo que nos tenía acostumbrado en tipo de interpretación (no en calidad). Varias actrices, como Sophie Marceau, se mostraron interesadas en el papel que finalmente fue ofrecido a Tautou tras un primer casting en Los ángeles y más de dos meses a prueba con varias actrices.


Así que, en definitiva, El Código Da Vinci es una película demasiado larga y enrevesada, no recomendada para amantes del buen cine. Si en algún punto se salva, es en la interpretación de Tautou, uno de los pocos motivos para querer ver el largometraje.

 

Trailer

5 comentarios

  1. Para mí Tautou cayó bajo con este papel, además, su elección, a mi parecer, fue una mera cuestión de marketing para el mercado europeo, ya que no encaja en absoluto, físicamente, con el personaje de Sophie Neveu descrito en la novela.

    Aunque bueno, al menos la banda sonora me gustó.

    noviembre 11, 2010 en 8:53 pm

  2. Pal

    El código da vinci es como una contundente patada en el estómago. Soy bastante reacia a este tipo de libros, pero aún puedo llegar a entender que lo pasen al cine, en un tiempo donde pedirle al Papa que empeñe su sotana bañada en oro es ganarte el respeto de los demás zoquetes de tu manada. La película es tremendamente aburrida, tal vez, la segunda parte pueda salvarse por algún guiño artístico de grandes obras (recuerdo a Berninni), pero es que la primera fue indigesta como ella sola. Es curioso, porque dentro de lo poco que me gustan estos temas, o mejor dicho, la forma tan insípida en la que los tratan, me gustó más la segunda parte. Tom Hanks, como siempre, tuvo que dejar de actuar con Salvar al soldado Ryan. Ahí se ganó el sueldo, pero con el resto de películas parece que él mismo firme su setencia de muerte. “A ver, buscamos un personaje mediocre, así, que vaya de interesante, pero que no sea feo ni reprimido, tiene que ser poco creíble, un memo que dice saber… Tom, ¿te interesa?” Y ahí está el resultado.

    Tatou pasa totalmente desapercibida y ya es difícil hacerlo teniendo de compañero de reparto a un tío menos expresivo que mi pared. En fin, chicos, esta vez coincido plenamente con vuestra crítica.

    ¡Un abrazo!

    noviembre 11, 2010 en 9:19 pm

  3. Pues si Alvar dice que esta pelicula no merece la pena, no la veré y punto pelota. Como ha desmitificado el Codigo Da Vinci en tan pocas lineas, ¡espectácular! y yo no la había visto jeje

    noviembre 12, 2010 en 3:18 pm

    • vas a conseguir sonrojarme! desde aquí un seguidor de pelotas en alemania

      noviembre 12, 2010 en 4:39 pm

  4. Pingback: Paul Bettany, secundario de oro « Cinesvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s