Just another WordPress.com site

V de Vendetta


Si le preguntas a alguien que te resuma las películas de Hollywood de la última década, seguramente el noventa por ciento de la gente coincidiría en lo mismo: muchos efectos especiales, no tantas historias. El fin de los noventa trajo una joya detrás de otra: La vida es bella en 1997 (sabemos que es una producción italiana), American History X en 1998 y American Beauty en 1999. Pero en mi opinión, Hollywood se empecinó en grandes superproducciones taquilleras de entretenimiento ligero que dejaran grandes beneficios. Ahora bien, generalizar hasta tal extremo sería una barbaridad, incluso un atrevimiento por nuestra parte. También se han hecho grandes películas, y entre ellas está V de Vendetta. Una película que, sin duda, tenía el entretenimiento como objetivo, pero también el compromiso de crítica social y política. A todas luces, V de Vendetta fue una revolución del cine comercial hollywoodiense.

Basada en la novela gráfica de los 80 escrita por Alan Moore e ilustrada por David Lloyd, y nutriéndose de otras películas como 1984 o Farenheit 451, nos acerca una historia no muy alejada de la realidad: un tirano que decide acabar con la libertad individual de un país entero. Situada en una futura Gran Bretaña, relata como una joven llamada Evey es rescatada por un ¿terrorista? enmascarado en medio de la calle tras saltar el toque de queda nocturno. Esa misma noche, V, el enmascarado, tenía una sorpresa preparada contra el gobierno fascista, y a partir de ese momento este antihéroe pondrá en jaque al gobierno dirigido por el “líder”.

Fuera o no el objetivo principal del film, se ha convertido ya en un clásico en defensa de la voluntad y poder del pueblo frente a la tiranía gubernamental, además de todo el simbolismo que le rodea: el parecido con el nazismo o las políticas del terror (EUA), el nombre de Evey (Eva en la biblia) o V de venganza, victoria… sin olvidar que la sinfonía de la película y por la que su protagonista siente verdadera pasión es la V Sinfonía de Beethoven.

Podríamos decir que esta película tiene tres personajes principales, de los cuales se pueden sustraer toda una serie de ideales: la violenta acción de V para acabar con la tiranía, el inspector de policía en busca de la ley, pero también de la justicia y la joven Evey (Natalie Portman).

Los tres personajes están interpretados con mucha elegancia y se nota el gran trabajo de concienciación de los actores. Natalie Portman se pasó un año entero viajando, alternando destinos como Madrid, Londres o Berlín.

Fue además en este film donde Natalie Portman se rasuró el pelo para poder interpretar a su personaje, algo que dice mucho a su favor al no utilizar peluca y meterse de lleno en la interpretación. La propia Portman hablaba de su corte de pelo diciendo que era algo que siempre le había apetecido, pero que no había contado con el frío que podía llegar a sentir (hay que tener en cuenta que pasó todo el invierno en Berlín). Y como no podía ser de otra manera, tal concienciación obtuvo su recompensa: en V de Vendetta podemos ver una de las polifacéticas caras de Portman que aún no conocíamos, tras la que es imposible no acabar enamorándose de su buen hacer, tanto en gestos y expresiones como en caracterización.

En definitiva, esta es una de esas películas en las que no hay nada que destacar, irónicamente, por que todo destaca por igual: interpretación, historia, trasfondo, fotografía y música se ponen de acuerdo para crear una maravilla del séptimo arte que nadie debería perderse.

Tal película puede dar paso a muchos puntos de debate, pero me interesa destacar uno en particular: ¿creéis que está justificada la violencia sin límites que este villano y héroe a la vez desarrolla para acabar con un régimen violento? ¿El fin justifica los medios en todas ocasiones? Extrapolar este ejemplo al que queráis.

 

Trailer

 

Entrevista a Natalie Portman sobre la película (Inglés)

Una respuesta

  1. V

    Oooh, si… Muy buena película, muy buen cómic. Con la oleada de blockbusters estúpidos sobre superhéroes que Hollywood insiste en hacernos tragar últimamente, este filme es ideal para decir “eh, tíos, esto es lo que deberíais hacer!”.
    Oh, y hablando de superhéroes, he encontrado esto recientemente:

    Es uno de esos casos, tan malo que DEBE ser bueno, jajaja!

    noviembre 14, 2010 en 8:06 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s