Just another WordPress.com site

La isla


Una película  no demasiado llamativa pero que reutiliza un argumento con gancho del cine moderno de ciencia ficción: la clonación. Combina la ambientación futurista con el realismo del Nueva York actual y construye una historia de acción trepidante por momentos que centra su argumento en sus personajes y en el análisis de los problemos éticos de la clonación humana.

En un futuro no muy lejano, a mediados del siglo XXI, una serie de individuos se encuentran recluidos en un complejo ultra-moderno en el que todo está controlado, desde la alimentación hasta el sueño. La razón de ser de este complejo es proteger las vidas de sus residentes, los últimos habitantes de la Tierra después de que un desastre ecológico contaminara todo el mundo y destruyera a todos los seres vivos. La única manera de abandonar el complejo es ser elegido por sorteo para ir a la Isla, el único rincón del mundo libre de contaminación. Sin embargo, a raíz de algunos turbios acontecimientos e incertidumbres, dos de los residentes del complejo empiezan a plantearse ciertas cosas, a hacerse preguntas, y acaban por descubrir una terrible verdad…

El argumento es indudablemente poderoso y la narración está muy bien conducida para mantener el suspense y dejar que el espectador descubra las cosas poco a poco, a medida que la película las va revelando. Es todo un ejercicio de conjeturas y suposiciones por parte del público, que al terminar el film es posible que haya predicho unos 6 o 7 finales diferentes, seguramente sin acierto.

Las escenas de acción son muy espectaculares, utilizando la excusa modernista para incrustar explosiones en cualquier parte, algo que será del agrado de los amantes del cine de acción. Es cierto también que este tipo de escenas empañan o diluyen la carga argumental del película, a menudo sacrificada por una buena persecución o un tiroteo. En este sentido, es una película equilibrada en cuanto a historia y acción, ya que tiene mucho de ambas cosas pero a la vez poco de cada una.

Las interpretaciones no son excesivamente llamativas: vemos a un Ewan McGregor interpretar a un inocente y crédulo habitante del complejo, cuya curiosidad supera su sentido de la auto-conservación. Scarlett Johannson, por su parte, hace un papel muy alejado de la versión que utiliza de ella su gurú Woody Allen: no es una mujer con carácter, la femme fatale que suele ser, sino una joven muchacha con apariencia de niña, ingenua y curiosa a la vez, el complemento perfecto de McGregor. Hacen lo que tienen que hacer para que la película funcione sin llamar demasiado la atención. Destacan algunas divertidas escenas juntos.

En definitiva, una película más, entretenida e interesante a la vez, que tiene un cierto trasfondo científico y moralista en su primera parte, seguida de una avalancha de escenas de acción. Si tuviera que recomendarla, lo haría, no como una buena película sino como una historia entretenida y divertida que te puede hacer pasar un buen rato y, de paso, reflexionar un poco.

Tráiler de la película (en versión original)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s