Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como “nazismo

Malditos Bastardos

Por si queda alguna mente inocente a pesar del título de la película, una advertencia: que nadie espere encontrar en Malditos Bastardos un retrato histórico del nazismo, por que acabará preguntándose por qué ha decidido ver tal cosa. Para entender la película y  tener claro a qué tipo de film se va a enfrentar , no hay más que fijarse en un detalle: Tarantino. La mano del director flota en cada escena, en cada ambientación, en cada palabra. Por lo que si eres de los que aborrece a este director, quizá la película se te haga un poco larga, pero sin duda recomendaría verla por el impactante e inesperado final. A mi parecer (mejor no lo leas lo que queda de párrafo si no has visto la película y no quieres empezar a especular), Tarantino ha creado con esta película una justa venganza histórica con el nazismo, lo que debió pasar pero no fue. Habrá quien le critique por esto, pero a más de un espectador se le debió dibujar una sonrisa aun sin quererlo.

La película nos sitúa en plena Segunda Guerra Mundial, y nos cuenta, entre otras, las historia de Shosanna Dreyfus. Durante la ocupación alemana de Francia, Shosanna fue la única superviviente de su familia, ya que consiguió huir de la ejecución de sus seres queridos por parte del coronel Hans Landa (magistral interpretación por parte de Christoph Waltz, que, de hecho, le valió un Oscar y un Globo de Oro). Tras ponerse a salvo decide empezar una nueva vida en París, donde adopta una nueva identidad como propietaria de un pequeño cine. Mientras tanto, en otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine organiza un grupo de soldados judíos conocidos como los bastardos, cuyo objetivo es acabar sin piedad con toda representación del nazismo. Un cúmulo de casualidades y acciones premeditadas acaba provocando que el destino de las principales responsabilidades del nazismo y de los bastardos quedé ligado al pequeño cine de Soshanna.

Como viene siendo normal en Tarantino, la película está separada en capítulos, y prácticamente uno puede recordar de memoria todos los escenarios que salen a lo largo de la película. Una forma de hacer cine que ha llevado al director a ser quien es, pero en esta ocasión el tiro no ha dado completamente en el blanco. Bajo mi punto de vista, ciento cincuenta y tres  minutos son demasiados en esta ocasión. Los diálogos son brillantes, pero a la hora de la verdad, cuando toca resolver los conflictos que tan hábilmente se han construido a lo largo de la trama, flojean. No hay que perder de vista que la película es ficción, pero quizá hay escenas de excesiva violencia que era mejor dejarlas a la imaginación de cada uno. No hablamos de reflejar la realidad más o menos objetiva, si no de hacer realidad lo que es ficción, tema que puede ser bastante delicado y hay que saber tratarlo. ¿Qué opinas tú?¿Sin entrar en hechos históricos, ¿crees que la película ha sabido tratar con acierto un tema como el nazismo?

A pesar de no hacer uno de los papeles más destacados de su carrera (al menos en lo que a importancia se refiere) Brad Pitt vuelve a mostrar que su principal característica como actor es que sabe adaptarse a cualquier papel que le propongan, que sus polifacéticas caras no parecen tener límite. Y es que la idea de rodar esta película llevaba años rondando la cabeza de Tarantino, y siempre había querido que el teniente Aldo fuera interpretado por Brad Pitt, por lo que cuando le dijo que tenía varios proyectos pendientes, decidió no empezar la producción hasta que el actor estuviera libre. No obstante, queda eclipsado (que ya es complicado) por Christoph Waltz, ya que hace uno de los papeles mejor interpretados de la última década. Creo que es completamente imposible que alguien vea la primera escena de la película, la ejecución de la familia de Soshanna, y permanezca impasible. La sensación de suspense es realmente desesperante, y gran parte de la culpa (por no decir directamente toda) es de Christoph Waltz.

En conclusión, Malditos Bastardos es de principio a fin una película made in Tarantino, con violencia sin medida y risas aseguradas. Ahora bien, estamos hablando del nazismo, así que cada uno decida donde está su límite. A pesar de ello, y bajo mi punta de vista, repito, espectacular final.

 

Las reglas del teniente Aldo (bien podrían ser las de Tarantino)

———————————————————————————-

La primera regla de los Bastardos es que se debe hablar de los Bastardos.

La segunda regla es que hay que ser crueles con los alemanes.

La tercera regla es que los Bastardos son ocho soldados.

La cuarta regla es que cada Bastardo debe traer un centenar de cabelleras nazis.

La quinta regla es que se lucha con botas y cuchillos.

La sexta regla es que los Bastardos no pierden el tiempo haciendo prisioneros.

La séptima regla es que si sois nazis, debéis morir.

Anuncios

American History X

Hoy voy a empezar dando mi conclusión de esta película: Sin duda, American History X es una de las mejores películas de la década de los noventa. ¿Por qué? Por la grandísima fotografía, la banda sonora, la trama, la actuación y Edward Norton. A mi parecer, hay que entender la película como lo que es, justamente eso, una ficción en la que se da una interpretación de la realidad, por lo que no voy a entrar acerca de si la película supone un antes y un después en el tratamiento del racismo en el cine, en concreto del nazismo, o la polémica que en su día pudo levantar. Voy a limitar el análisis al ámbito cinematográfico y a los aciertos, en mi opinión, de la trama. No obstante, no creo que sea posible ver la película y quedarse indiferente. Uno puede pensar que está mejor o peor hecha, que no trata como debería ciertos aspectos o que en ocasiones los guiones tratan con demasiada simpleza temas que dan para mucho más. Pero, como poco, tras ver la película no puedes hacer otra cosa que reflexionar. Cosas como que el odio solo genera más odio, que la realidad puede ser mucho más cruda de lo que pensamos o que no es tan fácil dejar atrás el pasado. Simplemente por esto, American History X es, en mi opinión, una gran película. Dicho esto, si hay alguien que todavía no ha visto la película, le recomendaría que no leyera la crítica, por que, por poco que pueda destaparle, vale la pena ver la película y forjarse una opinión propia antes de leer análisis u opiniones sobre esta.

El principio es abrumador: en blanco y negro (recurso utilizado para los recuerdos del pasado), vemos como Derek (Norton), un joven skin head neonazi, asesina a sangre fría y sin ningún tipo de remordimientos a dos negros que intentaban robarle su furgoneta. Tras pasar varios años en prisión, sale reformado como un hombre nuevo y diferente: alguien que ha aprendido como el odio es el peor enemigo del hombre. Así que nada más salir se marca un objetivo claro: demostrarle a su hermano pequeño, para quien había sido su modelo a seguir, que seguir los mismos pasos que él escogió es la opción incorrecta.

Por tanto, es una película que desde el principio estaba condenada al fracaso si no se hacía un buen trabajo con la materia prima. Escoger bien los actores, la forma de tratar en todo momento temas que podían generar tanta controversia… Y aquí empieza mi análisis.

En primer lugar, creo que es un acierto la alternancia del uso de la fotografía en color y en blanco y negro. Dejando de lado lo que se quisiera conseguir o no,para mí es todo un acierto, ya que artísticamente eleva bastante el nivel del film. Reflejar momentos muy duros en blanco y negro le ofrecen al espectador una visión de la realidad que quizá se hace un poco más llevadera, aunque tengo que reconocer que hay escenas que ponen los pelos de punta. Cuanto a los diálogos, creo que en ciertos momentos no llega a profundizar lo suficiente en una serie de aspectos. A pesar de esto, nos ofrecen con gran inteligencia la evolución del personaje de Norton: de dónde proviene su odio, y como este es una forma de aislarse de su propio dolor y de una realidad dura, como en momentos así uno puede buscar alguien que le diga por qué es tan desgraciado y qué debe hacer para poder ser feliz, y como uno puede evolucionar en el momento que se da cuenta que el odio no tiene fundamento alguno.  Sin duda, un gran acierto a la hora de hacer los guiones. Por si fuera poco, imagen y diálogos se ven reforzados por una acertada banda sonora, que, guste más o menos, encaja a la perfección.

En lo que a actuación se refiere, destacar el papel de Edward Furlong, ese chico que muchos de nosotros recordamos luchando contra la rebelión de las máquinas. Hace un papel complicado, pero la sinceridad y transparencia con la que lo interpreta lo transforma casi al instante en alguien a quien quieres proteger,y, en general, todos los que interpretan a los jóvenes (y no tanto)  neo nazis, ya que consiguen realmente que en ciertos momentos de la película sientas asfixia y agobio al sentirte rodeado.

Por último, Edward Norton. Consigue hacer uno de los mejores papeles que yo recuerdo. Eso sí, tubo la mala suerte de coincidir en los Oscar con un espectacular Begnini, si no, la estatuilla habría sido suya. Norton incluso cogió quince quilos de masa muscular para interpretar a Derek. Por ponerle alguna pega, creo que Norton intenta meterse tanto en el papel que hay algún momento en el que su interpretación queda un tanto forzada. A pesar de eso, consigue lo imposible: mostrar dos realidades dentro de una misma persona. Un Norton frío, violento, duro y sin remordimientos, pero a la vez consigue que el espectador no pueda sentir odio por un nazi, algo increíble. Cuando se muestra más sensible y sincero, demuestra una personalidad que en nada se parece al violento nazi.

Así que, American History X cuenta una historia dura, en la que las escenas violentas e impactantes abundan, pero en mi opinión para plasmar, como he dicho más arriba, que el odio solo genera más odio. Creo que todos tenemos algo que aprender de la película, al menos, algo que reflexionar. Si todavía no la has visto, y a pesar de lo que te he advertido, has llegado a leer esto (ya te vale), te recomiendo que la veas cuanto antes, y si ya la has visto, no estaría de más que volvieras a verla.

P.D: Sí, sé los problemas que hubo entre el director, Norton y producción, pero con una película así todo pasa a segundo plano.

 

Trailer